lunes, 11 de junio de 2018

Cuéntame un cuento y verás qué contento





Gracias al Ciclo Superior de Vitivinicultura del IES La Guancha y el proyecto Eurovitisos* hace poco tuve la oportunidad de pasar dos semanas en la región vitivinícola de Borgoña. Pasamos tiempo compartiendo información con el profesorado del Liceo Vitícola de Beaune, conociendo la región, su historia, sus paisajes, sus bodegas y los distintos vinos. Fue una experiencia intensa e interesante de la que saqué una enseñanza fundamental: Hay que saber contar las cosas.

La Borgoña es una región con un gran desarrollo económico basado, entre otras cosas, en la producción de vinos y, sobre todo, en trasmitirlo y saber contarlo. Una historia que tiene su auge en el siglo XII y dura hasta hoy, empezando por la orden cistercienses de la abadía de Pontigny y, posteriormente, el Ducado de Borgoña (siglos XIV y XV) y en concreto Felipe II el Audaz por el que se dictan las primeras normas protectoras de una cierta calidad en el vino. A lo largo de los siglos siguientes la región vinícola ha sufrido significativos altibajos, hasta el periodo entre 1985 y 1995 donde muchos dominios borgoñones renovaron sus esfuerzos en las viñas y establecieron un nuevo modo de hacer, presentándonos los vinos más profundos y complejos que conocemos actualmente que, aunque tengan sus detractores, tienen un alto reconocimiento internacional.

A pesar de que su resurgimiento es de finales del siglo pasado han sabido mantener la tradición y la historia de la región como pilar fundamental del marketing de sus vinos. Solo hay que recorrer la región para observar cómo utilizan sus elementos históricos para convencernos y convencerse del gran producto que tienen entre manos. A mi entender es un perfecto uso del Storytelling, para crear valor y difundirlo. Todos están convencidos y así lo trasmiten.

Reflexionando sobre este particular con un grupo de amigos llegamos a la conclusión que los vinos de Tenerife tienen elementos suficientes para poder contar también una historia y así ayudar a su comercialización. Más allá de posibles diferencias podemos ponernos de acuerdo en un conjunto de hitos mínimos que nos permitirían tener una historia muy interesante que contar de cara tanto a los potenciales consumidores locales como consumidores de otras latitudes del planeta: 

        Una historia que podría contar con espacios exóticos como un conjunto de islas en medio del Océano Atlántico, de carácter volcánico y con condiciones geográficas singulares: altitud, corriente fría de Canarias, vientos alisios, cercanía al Sahara, desierto cálido más grande del mundo, etc.
      Y gracias a ese conjunto de casualidades geográficas presentar un clima singular, caracterizado por la abundancia de microclimas que dependen de la altura y la orientación.
       Dado su carácter volcánico, contarían con suelos jóvenes y en proceso de creación, que no podrían evitar dejar su impronta en todo los que se cultiva en ellos.
       Un espacio que podría contar con una historia mestiza de alto interés cultural. Colonos de distintos sitios irían llegando y asentándose en las islas y cada uno portando su propio stock biológico y cultural.
      Y entre ese material que llega, cepas que han recorrido medio mundo conocido para ocupar suelo agrícola. Cepas centenarias que al no ser afectadas por la filoxera, se convertirán en un material genético único en el mundo.
      Y todas esas condiciones naturales y culturales favorecerían la aparición de vinos originales y de alto interés. En momentos de la historia de la humanidad los vinos de esas islas podrían ser muy codiciados por los mercados, convirtiéndolos en uno de los primeros vinos de reconocimiento internacional.
      Pero también una historia vitícola plagada de anécdotas: momentos de picaresca, momentos violentos y de rebeldía, momentos de crisis y cultivos anecdóticos para volver a resurgir recuperando cepas y tradiciones olvidadas.

Vamos…, que parece que hay material para contar una buena historia, una historia que nos permita persuadir a los potenciales consumidores que se encuentran delante de un producto único y de alto valor, como el de la Borgoña.

Aristóteles, el padre de la persuasión, nos reveló que los tres elementos clave para persuadir son: ethos, logos y pathos. La primera de ellas se refiere al carácter y la credibilidad; la segunda apela a la lógica (un argumento debe tener una razón); mientras que la última de ellas tiene que ver con la emoción. Por lo tanto, las dos primeras no tienen sentido sin la última. En nuestro caso, estoy convencido que disponemos de las dos primeras y solo nos hace falta desarrollar de forma consciente la última.

 Por lo tanto, como ya decía el grupo Celtas Cortos por la década de los 80 del siglo pasado: Cuéntame un cuento y verás qué contento. Aunque igual me equivoco.





Imagen: pixabay.com
*Eurovitisos es un proyecto englobado dentro del programa europeo Erasmus+ que pretende ofrecer oportunidades de estudio, adquisición de experiencia y voluntariado a los jóvenes europeos y que, en este caso concreto, está promovido por el ciclo de Vitivinicultura del IES La Guancha en Tenerife y participado por la Universidad de Madeira (Portugal) y el Lycée Viticole de Beaune Eplefpa de Borgoña (Francia).

Miguel Febles (@Quewine)

lunes, 4 de junio de 2018

Extra de Verano Tacoronte-Acentejo en La Laguna




Gracias a la colaboración entre el Consejo Regulador Tacoronte-Acentejo, el Ayuntamiento de La Laguna, el Gobierno de Canarias, el GMR Canarias, Cajamar y Librería Lemus, llega a Aguere la séptima edición del “Extra de Verano Tacoronte-Acentejo en La Laguna”. Un programa rebosante de actividades enoculturales y gastronómicas para todo tipo de público que en esta ocasión, además de desarrollarse en el centro de la ciudad, también llega a los núcleos de Bajamar, Las Mercedes, El Batán y Los Baldíos con distintas actividades.

Destaca en el programa la colaboración del colectivo “Tenerife por la Bici” que realiza una propuesta familiar el domingo 10 para visitar en bicicleta los viñedos de Marba en Las Mercedes. También la jornada de “Enosenderismo con D.O. Tacoronte-Acentejo” para el sábado 9 con el colectivo Montañeros de Nivaria y Bodega Canaria que guiarán esta jornada por la viticultura heroica de Anaga, recorriendo desde la Cruz del Carmen, Las Hiedras, el Barranco del Río, hasta llegar a El Batán con visita a la bodega Caldos de Anaga.

Igualmente, destacar la presencia del historietista barcelonés Miguel Gallardo –Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona en 2014, y padre gráfico del héroe del underground español MAKOKI, además de otras obras, entre las que destaca “María y yo” – en colaboración con Librería Lemus, que estará firmando ejemplares de su obra los días 14 y 15 de junio en la citada librería, y tendrá una conversación pública con el especialista Manuel Darias el viernes 15. También en Lemus se presentarán los libros de Ramiro Rivas “…Y Franco salió de Tenerife” el día 8 y de Jesús Santamaría “Akademeia” el día 26 acompañados de vinos Tacoronte-Acentejo. En Multicines Tenerife tendremos la sesión de ópera “Le Nozze di Figaro” de Mozart para el día 7 del citado mes.

En dicho programa, además de múltiples propuestas gastronómicas y enológicas repartidas a lo largo del territorio municipal con protagonismo absoluto de los vinos de Tacoronte-Acentejo, contamos en esta edición con la propuesta “Rulando con Tacoronte-Acentejo consigue tu premio”, en la que los participantes podrán conseguir una visita guiada a bodega de la comarca para dos personas siempre que jueguen degustando el vino de la comarca en los locales colaboradores según las semanas del mes. Finalmente, la celebración de “SanBetinto” el jueves 28 de junio coronará el mes de actividades, con el montaje inconfundible de tapas y vinos Tacoronte-Acentejo en los alrededores de la Plaza de La Concepción.

Colaboran en esta edición los siguientes locales laguneros: Librería Lemus, Multicines Tenerife, Makro La Laguna, El Guachinche del Jamón, Tasca La Topa, Taberna El Cochino Negro, Restaurante Los Tarajales, Restaurante Casa Domingo, Atlántida Artesanía, Capraria Gourmet, Tasca El Obispado, Tasca San Cristóbal, El Tonique, La Cava de Aguere, Taberna Santo Domingo, Vinoteca El Gusto por el Vino, Mesón La Hijuela, Taberna Ossuna, El Secreto de la Tasquita de Iván, Malvasía Enoteca y Taberna El Remojo.

Las marcas de vino de Tacoronte-Acentejo que participan en este amplio programa de actividades son: Loher, Marba, Viña Norte, Cráter, L’ambora, Domínguez, Viña Estévez, Presas Ocampo, Humboldt, El Cercado, Aleyda e Híboro.

Con esta iniciativa, Tacoronte-Acentejo en estrecha colaboración con el Ayuntamiento de La Laguna, propone una buena muestra de sus grandes vinos para todo el mes en la ciudad de los Adelantados. Un programa cercano, con vinos que se elaboran en la comarca y con cuyo consumo seguimos defendiendo nuestro paisaje vital.

Santi S.

lunes, 28 de mayo de 2018

#YosoyTenerife



Consciente de que el Turismo es parte fundamental de la vida de Tenerife y de la gran importancia que tiene para la economía de la isla y para todos y cada uno de sus habitantes, a los que afecta de manera directa o indirecta, el Cabildo de Tenerife pone en marcha #Yo soy Tenerife, una nueva campaña de sensibilización de la población local con el turismo. Su objetivo principal es que los habitantes de la isla conozcan los beneficios que aporta el turismo, que perciba su trascendencia, se identifique con el turista y, en consecuencia, lo valore y cuide.

En esta misma línea de poner en valor los efectos positivos del turismo, el Cabildo de Tenerife también quiere poner de relieve la oportunidad que representa la Gastronomía para la dinamización y diversificación de esta industria, ya que impulsa el desarrollo económico local, implica a sectores profesionales diversos (productores, cocineros, mercados…), e incorpora nuevos usos al sector primario y agroindustrial.

Como nuevo embajador de #Yo soy Tenerife, desde el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo nos comprometemos a colaborar en una mayor concienciación de la población sobre los efectos positivos del sector turístico.


Mari Paz Gil

lunes, 21 de mayo de 2018

Marcas territoriales: no es lástima, es orgullo


¿En qué piensas si te digo Galicia? ¿A que entre las primeras cinco evocaciones están los mariscos y los vinos? ¿Por qué? Porque Galicia ha logrado crear una marca territorial cargada de sus excelentes productos alimentarios: Galicia Calidade. La han definido con nitidez y la comunican con eficiencia y perseverancia tanto a propios como extraños. Lo de “propios” es sumamente relevante, porque los principales embajadores son l@s galleg@s y el orgullo que sienten por “sus” productos locales. Cuando estás en Galicia resulta difícil volver de la visita sin haberte enterado de sus excelencias gastronómicas.

Movamos la pregunta a Canarias. ¿Cuáles son los atributos que cargan la marca territorial de Canarias? ¿También estaríamos hablando de alimentos locales? Supongo que más bien encontraríamos referencias a las bellezas paisajísticas, el sol y gente bañándose, pero los alimentos locales no estarían entre los principales atributos. Si buscamos imágenes de Canarias que se utilizan para promocionar la región, se nota inevitablemente el peso del tipo de especialización turística que tenemos. Aquí no viene la gente para comer mejor, no es el propósito de su viaje. Aunque luego ojalá coma de maravilla fuera del “todo incluido”. Pero puedes pasarte una semana comiendo y bebiendo en Canarias sin enterarte de los productos locales.

Una marca territorial, una vez establecida, no es un chicle que se pueda expandir hasta un número elevado de marcadores. La nitidez del posicionamiento depende de que sean unos pocos atributos los que “marcan” y es por ello que convertir los alimentos de calidad en foco central de la promoción exterior de Canarias sea improbable, más allá de la mención folclórica y alguna papa arrugada.

No obstante, ante los “propios” este esfuerzo promocional es crucial si se quiere lograr la identificación y fidelización de los consumidores canarios. Si el objetivo de un mayor autoabastecimiento alimentario está cobrando fuerza en los discursos públicos, el diseño de estrategias para alcanzarlo no debería menospreciar la importancia de esta comunicación social. Es esta puesta en valor la que genera la disposición a pagar más por un producto de marca. A nadie se lo ocurre anunciar un producto de Apple o Mercedes con la cantinela de “mis costes son muy altos y me lo debes”. El orgullo se nutre de otras fuentes, entre ellas la emoción. Y la identificación emocional no se logra hablando de costes y dando lástima.

D.G.

lunes, 14 de mayo de 2018

Quién cuenta mi historia


Desde hace algunas semanas tengo clavada en la retina la imagen de la actriz Jennifer Lawrence en la última edición de la entrega de los premios Oscar (la pueden ver aquí,). Verla saltando entre butacas con una copa de vino en la mano me ha hecho pensar en lo importante que son las referencias para nuestros gustos y nuestras decisiones como consumidores. A mi me gusta ese gesto gamberro, informal y contradictorio y estoy convencido que vende más vino que muchas campañas de las que encargamos hoy en día. Su expresión pilla y gesto irreverente con el protocolo establecido,  es una imagen muy explotable desde el punto de vista del marketing y una referencia para jóvenes.

Nosotros somos influenciables. Buscamos ídolos a los que imitar y parecernos (incluso de adultos, aunque no lo hagamos de forma tan evidente…o a lo mejor yo soy un poco inmaduro, no sé). En cualquier caso, es evidente que el público joven busca modelos a los que imitar y en eso se ha basado el marketing para dar visibilidad a todo tipo de productos. Seguro que se le vienen a la cabeza momentos de películas de cine y programas o series de televisión en que se aprecian de forma evidente productos alimenticios, ropa o productos de lujo -¿Quién no recuerda los automóviles en que James Bond persigue a los malos?-, revistas llamadas de sociedad en la que se hacen reportajes fotográficos donde priman los trapillos de las famosas. En este sentido, siempre me llamó la atención la inversión que hizo la industria tabaquera en los años treinta, cuarenta y cincuenta del siglo pasado, cuando firmaron acuerdos con las grandes productoras como Paramount y Warner para que actores como Clark Gable, Spencer Tracy, John Wayne o Humphrey Bogart fumaran en sus películas. Esto se prologó décadas después y sirva como ejemplo el siguiente dato: entre 1979 y 1983,  la compañía Brown & Williamson Tobacco, el tercer fabricante de cigarrillos de Estados Unidos, invirtió en torno a 840.000 euros para que sus marcas apareciesen en veintidós películas. Un pastón.  

La publicidad indirecta o por emplazamiento es una técnica habitual en el marketing, la vivimos a diario y los personajes públicos reciben sustanciosos dividendos (en dinero o en especias) por prestarse a usar uno u otro producto. Esto ha funcionado siempre y se ha convertido en la forma de vida de famosos y, en los últimos tiempos, con el gran desarrollo de las redes sociales, han consolidado la figura de los influencers. Un influencer es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia pública puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca. Todos tenemos presente los casos de Robert M. Parker o José Peñín y hechos puntuales como que un vino tinerfeño sea elegido para ser servido en una cena de Barack Obama o como el famoso cocinero José Andrés hace que se agoten las existencias de un vino con sólo publicar un tweet en el que afirma sobre él: “my WINE of the Summer”.

Esto se ha ido popularizando por el gran Boom de las redes sociales y encontramos jóvenes con significativos número de seguidores que ofrecen la posibilidad de hablar de nuestras marcas. A mi entender esto ha llegado a convertirse en una plaga, presionando e incluso llegando en algunos casos de prácticas abusivas (me han dicho que no diga chantaje), que, en la mayoría de los casos, no tiene el efecto publicitario que se debería esperar. Tengo la sensación que estos youtuber o Instagrammer, como se autodenominan, lo que sí han conseguido es promocionar un modelo de negocio, pero poco más, ya que cada vez hay más personas que pretenden hacer de esto una forma de ganarse la vida, aunque, volviendo a la definición, no ofrecen mucha credibilidad. 

Utilizar influencers o prescriptores para dar visibilidad a nuestros productos puede seguir siendo una buena idea pero siempre seleccionado bien las personas e identificando aquellos que por sus valores, estilo y tono se asemejen a nuestro negocio, a nuestra estrategia, a lo que queremos contar. Elijamos bien a los que van a hablar de nosotros, busquemos personas con capacidad de generar opinión y reacciones en otros usuarios pero que sepan de nuestro sector. Busquemos la calidad frente a la cantidad. Y, por favor, no olvidemos que para que esto funcione debemos tener una historia que contar. Una historia que, por supuesto, tenga credibilidad y lógica, pero sobre todo, emoción. Y las personas que van a hablar de ella se la deben creer, sentirla como suya propia… ¿no creen?

Posdata: Mientras escribía este post, mi amigo Francis Ortiz sacó uno sobre el mismo tema. Y me ha gustado saber que tenemos opiniones coincidentes.

Imagen: pixabay.com

Miguel Febles (@Quewine)

viernes, 4 de mayo de 2018

Tacoronte-Acentejo: 6 medallas en el Concurso Alhóndiga 2018


La nueva edición del XXXI Concurso Regional de Vinos Embotellados de Canarias Alhóndiga 2018, recientemente realizada en Lanzarote y Tacoronte permite sumar a la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo seis nuevas medallas.Este certamen es el concurso más antiguo del archipiélago canario, reconociéndose por el consumidor y el sector vitivinícola como una cita muy importante para la promoción de los vinos canarios. El concurso, realizado mediante el método de cata a ciegas, acumuló más de un centenar de vinos que optaban a las codiciadas medallas. Los vinos de la comarca Tacoronte-Acentejo laureados han sido:

1.    Marba Blanco Afrutado: ORO
2.    Humboldt 1997: PLATA
3.    Marba Tinto Barrica: PLATA
4.    Hacienda de Acentejo Tinto: BRONCE
5.    Presas Ocampo Joven Viñedos Propios Tinto:  BRONCE
6.    Marba Baboso: BRONCE

La variedad de elaboraciones premiadas pone de manifiesto, una vez más, el potencial de esta comarca vitivinícola pionera en Canarias en la producción de vinos de alta calidad.

Santi S.

lunes, 23 de abril de 2018

Km0 (y no es un coche)



En su momento, el primo de Mariano dijo (supuestamente) que no creía en el cambio climático y que no era posible predecir ni el tiempo que va hacer mañana en Sevilla. Esto fue en 2007. Hoy defiende M. que el cambio climático es el mayor reto medioambiental al que nos enfrentamos. Parece que la cosa evoluciona.

También ocurre con los estilos de vida y la alimentación. Un comportamiento cívico incluye hoy día responsabilizarse de tu consumo y que tenga en cuenta las consecuencias ambientales para tus congéneres y las futuras generaciones.

En el ámbito de la alimentación, el concepto de los alimentos de "proximidad", de "km0", o de "canales cortos", conceptos casi sinónimos, tiene relación con esta responsabilidad ambiental. Se trata de un movimiento internacional que está ganando "cuota" incluso entre las propias empresas. Si lo dudas, mira aquí el artículo de Abel Pedrós "2020: "Supermercados de proximidad. Cero emisiones"). Otro botón de muestra: en la última feria Alimentaria de Barcelona hubo reuniones entre cocineros para lograr "comedores escolares de km0", casi nada.

Y por supuesto que también para este tema habrá primos negacionistas que indican que se trata de una simple moda pasajera. Lo veremos… Mientras tanto, he aquí el argumentario a favor del km0:

·         Reduce emisiones de gases causantes del cambio climático.
·         Devuelve parte del protagonismo (y beneficio) a los productores. Fomenta la posibilidad de supervivencia de los pequeños.
·         Contribuye a crear empleo en tu entorno (vete tú a saber si para uno de los tuyos).
·         Fomenta la confianza y fidelización de los consumidores (tan aquejados de sospechas en el mundo de la alimentación y sus escándalos)
·         La proximidad entre consumidores y productores facilita la adaptación de los productos a las preferencias de los primeros (si los segundos escuchan).

Y me dirán: pero será más caro, ¿no? Puede; depende (quitar intermediarios también libera margen). Pero será más barato que el coste del cambio climático.

D.G.