martes, 16 de octubre de 2018

Conclusiones de la Tercera Conferencia Global del Enoturismo



Del 5 al 7 de septiembre pasado tuvo lugar en Moldavia la Tercera Conferencia Global del Enoturismo de la UNWTO. Con ella se reconoce que el enoturismo es uno de los segmentos más florecientes del mundo turístico, siempre vinculado a las tradiciones de las comunidades rurales y, por lo tanto, un recurso fundamental que puede generar ingresos y empleo.

Esta tercera edición de la Conferencia Mundial de la OMT sobre el “turismo del vino” (esta expresión me gusta muchísimo más que enoturismo) se centró en este segmento como herramienta para el desarrollo rural, destacando la contribución del turismo a la Agenda Universal 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Durante estos dos días de trabajo, expertos de treinta países discutieron de cómo hacer del turismo del vino una herramienta para el desarrollo rural. De esta discusión se propusieron ocho líneas de acción:

1.- El turismo del vino debe ser reconocido como parte de las políticas nacionales (en el caso que a mí me interesa serían políticas regionales y políticas insulares) de turismo y desarrollo rural. Para eso es necesario establecer un modelo de gobernanza adecuado, bien “incrustado” en la política regional/insular y que tenga carácter transversal. Canarias tiene potencial para ofrecer enoturismo de calidad y variedad.

2.- La complejidad del desarrollo del turismo del vino y la diversidad de las partes interesadas involucradas requieren modelos innovadores de colaboración. Se necesita romper barreras y potenciar nuevas formas de organizarnos buscando el interés común. Sé que este es un tema difícil de encaminar en nuestro momento presente pero creo que sin él es difícil poder diseñar estrategias efectivas.

3.- La contribución del turismo del vino al desarrollo rural sólo puede lograrse si las comunidades locales (viticultores, bodegueros, restauración rural -no me atrevo a decir guachinche-, etc.) están involucradas e incluidas en la cadena de valor del turismo y se benefician de ella; además, la comunidad en general necesita comprender y ser conscientes del valor del turismo. Mucho que hablar y difundir nos queda.

4.- Las pequeñas empresas necesitan financiación y una regulación adecuada para promover la innovación y la transformación digital. En aspectos varios como gestión de reservas, marketing digital, apps o plataformas de divulgación de conocimiento e información que favorezca el atractivo de conocer los lugares, etc. Las administraciones públicas canarias han realizado un esfuerzo en los últimos años de potenciación del mundo digital y tecnológico, a lo mejor solo hay que poner en contacto ambos sectores y esperar que la chispa de la complicidad salte.

5.- Esta me parece muy oportuna: el turismo del vino no es sólo un medio para que las bodegas aumenten sus ingresos; es un enfoque para el turismo rural y cultural y, por lo tanto, requiere un enfoque global, sobre todo en términos de gestión de destinos. De esto estamos aprendiendo mucho en los últimos años con el esfuerzo de reconversión de nuestras zonas turísticas “convencionales”, por lo que el trasvase del know-how (saber hacer) igual no es tan costoso.

6.- Conozca a los visitantes que están haciendo enoturismo (y los hay): se necesita más investigación para medir y comprender las tendencias y los consumidores del turismo del vino y de aquellos que no siendo ese su motivo principal de su visita a Canarias se interesan por esta actividad, sus paisajes y su vinculación con la gastronomía. Esto nos permitiría la comparación con otros destinos. Y es algo más que las simples encuestas de autocomplacencia que vemos muy de vez en cuando.

7.- La creación de oportunidades para empleos requiere el desarrollo de habilidades adecuadas, incluidas aquellas relacionadas con las nuevas tecnologías y la sostenibilidad, pero también habilidades básicas como narración de historias, trabajo en equipo, adaptabilidad, etc. Esto me parece una excelente pista para definir planes de trabajo para la formación los próximos años. Idiomas.

8.- Y concluyen con la afirmación que las estrategias de turismo del vino deben estar totalmente alineadas con los 17 Objetivos e indicadores de Desarrollo Sostenible (ODS). Punto inexcusable, de obligado cumplimiento. Seguro que todos, a nuestra escala, podemos hacer algo. Les dejo el enlace a la web de la ONU que los desarrolla.

Estas conclusiones me han servido para ordenar algunas de mis ideas, espero que cumplan la misma función contigo. Gracias por leerme. Cualquier comentario será bienvenido.

Miguel Febles (@Quewine)

lunes, 24 de septiembre de 2018

La "sin"itis alimentaria



Basta con ver unos minutos de publicidad en televisión para darnos cuenta que está de moda anunciar que un producto no contiene esto ni aquello. Parafraseando podríamos decir que el vino no tiene azúcar añadido (por aquí), es sin gluten (¡vaya sorpresa!), que carece de aceite de palma (pobre Nocilla), que es bajo en sal (alisios mediante) y que de grasas hidrogenadas nada de nada. A través de esta exageración se visibiliza el "sin"-sentido de estos atributos de carencia: comprar algo exclusivamente por lo que NO contiene.

No obstante, funciona. Bajo el bombardeo de las advertencias (pseudo) sanitarias se nos despiertan temores y se abren mercados: como me gusta la leche, pero dicen que es mala, pues dame leche sin leche (ironía del destino: acaban de declararla "buena" de nuevo, ahora la leche entera protege contra los infartos). Arriba en la foto tienen las magdalenas (perdón, "muffins") sin harina ni azúcar. Personalmente prefiero algunas pocas de las "malas" (y a su vez tan buenas) magdalenas tradicionales y ninguna de las que solo conservan la silueta.

Creo que el principio de moderación es mejor que caer en la denominada "ortorexia", reflejo de los miedos a la enfermedad y aduladora de la continua y extrema optimización de nuestra conducta alimentaria. Me parece mejor lema el “poco, pero bueno”. Ya lo sé, eso no es buena noticia para la facturación…

D.G.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Y llegó la vendimia… ¡A celebrarlo!

Nos encontramos inmersos en plena época de vendimia. Es la fase final del laboreo de la viña, en la que se recoge el fruto de lo que se ha ido trabajando todo el año en el campo y donde están puestas todas las expectativas de los bodegueros y enólogos.

Esta labor tiene una importancia decisiva a la hora de mantener la calidad de la materia prima que se ha trabajado a lo largo del ciclo vegetativo de la planta. Y por eso no se puede tomar a la ligera. Es importante definir el momento óptimo para vendimiar y esto depende del grado de madurez de la uva, su estado sanitario y la forma en que se realice la recolección. Por eso, en nuestras islas la vendimia comienza entre finales de agosto y llega hasta mediados e incluso finales de octubre, dependiendo de zonas y variedades.

Pero también es un momento festivo. El final de un ciclo y la recogida de la cosecha es un buen motivo de celebración. Tradicionalmente, se reunían los familiares y amigos para realizar las tareas de la vendimia, el pisado de la uva y, cómo no, las tradicionales “comidas de vendimia”. Son momentos de trabajo pero también de alegría, muy adecuados para que los visitantes se acerquen al mundo del vino y lo disfruten desde dentro.

Organizar actividades turísticas en vendimia tiene sus problemas, es evidente, toda vez que es importante la calidad de la uva que entra en la bodega y en esto influye su manipulación. Pero también son momentos muy atractivos por el contacto con la naturaleza, la misma experiencia de recolectar el fruto y, por supuesto, ser partícipe de los primeros pasos del alucinante proceso de elaboración del vino.

Sopesando dificultades y bondades de compartir la vendimia con personas ávidas de experiencias enoturísticas, creo que, con las precauciones necesarias, son muchos los beneficios para los agricultores y bodegueros: ingresos complementarios, afinidad con la marca, consumidores mejor formados y, por lo tanto, más exigentes, etc. Ya existen muchas fiestas en tiempo de vendimia pero mi opinión es que se debería potenciar actividades vinculadas a las propias labores de la vendimia.

Ya hay algunas iniciativas en esta línea, que pueden servir como ejemplo. Les cuento:

- La actividad que organiza el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo el próximo día 22 de septiembre, “Ven a vendimiar a Tacoronte-Acentejo”, es una excursión a lo largo de un día pasando por varias fincas y bodegas, donde se tendrá la oportunidad de compartir conversaciones con los agricultores, trabajar con ellos, ver los primeros pasos de entrada de la uva en una bodega y terminando con una tradicional comida de vendimia, en la que se comparten productos típicos de la zona. ¿No te parece sugerente? Si quieres un buen momento de pasión, no lo dudes llama al número del cartel de la cabecera del post.


- Ese mismo día pero por la noche, la Casa del Vino de Tenerife organiza una “Vendimia Nocturna bajo la luz de la luna”. Es un evento mixto en el que se mezclarán explicaciones de cómo es la vendimia hoy y en el pasado, la vendimia por parte de los asistentes al Jardín de Viñas existente en las instalaciones y momentos más lúdicos como degustaciones de vino disfrutando del atardecer o una cena frugal campesina ambientada con música. ¡Y con luna llena! Además, según nos prometen los organizadores, tendremos alguna sorpresa final. Todavía queda alguna plaza. Infórmate aquí.


- Otra de las actividades que me gustaría destacar en este pequeño recorrido es la Vendimia didáctica que organiza cada año la Bodega Domínguez Cuarta Generación. Es una actividad orientada a dar a conocer a los pequeños en qué consiste la vendimia. En el campo se les explica la recolección y en la bodega se les explica el proceso de elaboración del vino. Lo más bonito es que los propios niños hacen una pisada tradicional en pequeñas tinas de madera. Una actividad muy interesante para compartir entre padres e hijos. En breve nos informarán de las fechas de las de este año. Pueden enterarse en su página de facebook.

Seguro que hay más actividades por ahí y todas interesantes. Yo no me las quiero perder.

Miguel Febles (@Quewine)


lunes, 10 de septiembre de 2018

La D.O. Tacoronte-Acentejo comprometida con el deporte



El Consejo Regulador de la D.O. Tacoronte-Acentejo continúa fiel a su colaboración en eventos deportivos que se celebran en este último cuatrimestre del año. Como viene siendo ya tradición la labor se centra en el baloncesto y el ajedrez. Concretamente colabora con el Club Laguna-Cotelec el próximo noviembre en el municipio de La Laguna en la que ya será la octava edición del “Torneo de Ajedrez Mes del Vino Tacoronte-Acentejo”. Igualmente, en septiembre, el turno es para el baloncesto en el municipio de Tacoronte con su “32º edición del Torneo de Baloncesto Masculino Ciudad de Tacoronte”. Este Torneo de Baloncesto se desarrollará del 13 al 16 de septiembre en el Pabellón Municipal de Tacoronte, con entrada gratuita en todos los partidos. Participarán los equipos C.B. Canarias 1939, Real Club Náutico de Tenerife, C.B. La Matanza, C.B. Santa Cruz,  C.B. Químicas Oro Tacoronte y C.B. Dadarmo Güímar.

Álvaro Dávila, alcalde de Tacoronte, destacó el gran esfuerzo que realiza el C.B. Químicas Oro Tacoronte organizando este torneo, que en su categoría masculina es de los más antiguos de Tenerife. Agradeció especialmente el apoyo de las firmas y entidades patrocinadoras, recordando que el fomento de la actividad deportiva entre los jóvenes tacoronteros siempre ha sido uno de sus objetivos al frente el Consistorio. El mandatario también señaló que este torneo forma parte del programa de las Fiestas del Cristo de Tacoronte 2018 y es posible gracias al apoyo del Ayuntamiento de Tacoronte, el Cabildo de Tenerife, de empresas como Químicas Oro y Toyonorte, o de entidades como el Consejo Regulador de Vinos Tacoronte – Acentejo.

Por su parte, Marcos Almenar informó de las fechas y horarios de los partidos, agradeciendo al Ayuntamiento tacorontero, a la Federación de Baloncesto, al Cabildo de Tenerife, a los equipos participantes y a todas las empresas y entidades, su apoyo y compromiso con este torneo y el equipo de la ciudad. Hizo una mención especial al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo, ya que entre los premios que se entregarán, habrá cestas con vinos del municipio.

Santi S.

martes, 4 de septiembre de 2018

Claves de éxito


Se han dado condiciones climatológicas diferentes a las que estamos acostumbrados, produciendo un retraso en la maduración de la uva y está claro, que lo que ya es indiscutible, es que la calidad de un vino está íntimamente relacionada con la climatología del lugar donde se cultiva la uva con la que es elaborado. Esto, entre otras muchas cosas, nos diferencia del resto de bebidas.

En estas fechas de vendimias, todos nos piden valoraciones de la cosecha, cantidad, calidad, y lo importante es saber interpretar el viñedo en cada momento, nuestros viticultores son expertos en ello.

Septiembre es un mes determinante para esas respuestas.

¡Buena vendimia!


Mari Paz Gil



viernes, 20 de julio de 2018

NOVEDAD en nuestra web: Cambio climático y viticultura


Después de las jornadas de la Fundación Canaria La Alhóndiga el pasado viernes 15 de junio de 2018 sobre el impacto del cambio climático en la viticultura y una vez pasado por un proceso de inventario de la información disponible, el Consejo Regulador de Tacoronte-Acentejo ha incluido en su página web un nuevo apartado sobre esta temática: 


Aparte de una lista con las fuentes de información sobre el particular (cualquier sugerencia para ampliar y mejorarla será bienvenida), este apartado encuadra la pregunta concreta de cómo afecta el cambio climático a la viticultura en la comarca en un contexto más amplio (cómo es el cambio climático en Canarias). El lector encontrará un breve resumen de los principales hechos e incógnitas.

Quizás lo más interesante es una tabla que plantea cuáles son las posibles acciones que la viticultura en la comarca debe evaluar para enfrentarse para adaptarse a la nueva realidad. Mover el viñedo a otras zonas y altitudes es la última y más drástica actuación; caben muchas otras de menor calado y que posiblemente den resultados suficientes como para evitar soluciones extremas. Desde los sistemas de riego y cultivo, pasando por la selección varietal y hasta las prácticas enológicas se muestra un amplio abanico de elementos que el sector vitivinícola de la comarca debería evaluar y debatir.

Animamos a los técnicos a que hagan llegar sus aportaciones al Consejo Regulador. La información disponible es escasa, pero entre todos se puede poner en marcha un inventario de experiencias y propuestas concretas.

D.G.

lunes, 16 de julio de 2018

Vinos inspirados en “El Cuento de la Criada” ¿en qué pensamos?

Es evidente que en el actual mercado hay que diseñar campañas agresivas con las que las potenciales consumidores se fijen en tu producto. El mundo del vino es uno de esos mercados y todos los días vemos estrategias diferentes que intentar conseguir nuestra atención.

La empresa vinícola Lot18 lo busca con el diseño de colecciones de vinos vinculadas a series de televisión o sagas de cine. Ha diseñados productos relacionados a trilogías cinéfilas como El Señor de los Anillos o series televisivas como The Walking Dead. La última idea que presentó es una colección de vinos (los que vemos en la fotografía superior) relacionados con la serie “El Cuento de la Criada” (The Handmaid’s Tale), serie actualmente en parrilla con bastante tirón mediático. Este último proyecto de la compañía no ha salido como esperaban los comerciales.

En una estrategia común de este tipo de campañas se presentó la imagen de la nueva colección de vinos antes de sacarlas al mercado. Un paso habitual vinculado a crear expectativas sobre el nuevo producto vinícola. Supongo que lo que no esperaban los diseñadores de producto y responsables de la estrategia de promoción es la mala respuesta en redes sociales.

La serie “El Cuento de la Criada” está basada en un futuro distópico donde se ha implantado una dictadura fundamentalista y cuyo argumento principal es que una joven se ve forzada a vivir como una concubina para dar hijos a “su señor”. Es una mirada muy dolorosa que denuncia la barbarie que puede llegar a alcanzar el puritanismo extremo. En este caso colocando a la mujer en un segundo plano, convirtiéndola en un objeto cuyo único valor está en sus ovarios, ya que hay un problema de fertilidad en la República Gilead (actuales Estados Unidos en el mundo real). 

Evidentemente el argumento de esta serie parece lo suficiente duro como para pensarse diseñar una campaña positiva que favorezca la venta de un vino. Parece muy arriesgado o casi suicida intentar comercializar un vino bajo la imagen de las protagonistas femeninas de la serie. Pero dio más de si, los vinos basados en sus descripciones tenían jugo suficiente para crear polémica. Aquí les remito a una web que hace una descripción somera del asunto.  

Tengo la sensación que podría ser una campaña intencionada pensada en buscar el rechazo de los potenciales consumidores. Y si es así ha funcionado perfectamente: en poco tiempo suscitó un aluvión de críticas y comentarios irónicos en las redes sociales que provocó que la empresa cerrara la campaña y anular el proyecto. Si entras en la web no verás ni rastro de los vinos mencionados (pero sí ha quedado indicios en blogs y webs de noticias en la red). Aquí les dejo para muestra un botón de las reacciones en twitter:

Perdonen la traducción pero viene a decir algo como “puedes convertir la violación en una estrategia de mercado” “Claro ¿qué te apuestas?” “Estupendo, es para el vino de El Cuento de la Criada” “ jajaja lo adoro”


Andi Zeisler, de la web feminista Bitch Media, era también muy directa: “Por fin, un producto que combina todo lo que odio: el vino, el marketing, el capitalismo sin frenos y las distopías autoritarias patriarcales donde las mujeres son ganado”. 

En definitiva, esta idea no fue muy afortunada, generando una polémica innecesaria para la promoción, toda vez que la empresa ya tenía en el mercado otros productos que han funcionado bien. ¿Un error de planificación? ¿un error de diseño de campaña o de diseño del propio producto? Todo es cuestión de opiniones ¿Cómo lo ves?

Aun no siendo partidario de estas ideas comerciales me parece que esta noticia nos ofrece algunas claves que debemos aprender:

1.- Si diseñamos una campaña basada en la actualidad, dimensionemos el impacto de la misma. Estudiemos bien el tema sobre el que nos vamos a basar y tengamos en cuenta los potenciales problemas y presentes las posibles explicaciones.

2.- Parece adecuado estudiar bien donde vamos a realizar nuestra campaña (sobre todo en redes sociales) para asegurarnos que el lenguaje, el tono, incluso el mensaje sea adecuado y no nos cree problemas innecesarios. Esto último lo digo desde el supuesto que la empresa utilizada como ejemplo no pretendía crear polémica sobre su  producto.

En definitiva, según mi punto de vista, esta campaña es un error por no tomarse en serio las redes sociales y su capacidad para dar valor o no a un proyecto o producto. ¿Lo hablamos?

Miguel Febles (@Quewine)