lunes, 17 de septiembre de 2018

Y llegó la vendimia… ¡A celebrarlo!

Nos encontramos inmersos en plena época de vendimia. Es la fase final del laboreo de la viña, en la que se recoge el fruto de lo que se ha ido trabajando todo el año en el campo y donde están puestas todas las expectativas de los bodegueros y enólogos.

Esta labor tiene una importancia decisiva a la hora de mantener la calidad de la materia prima que se ha trabajado a lo largo del ciclo vegetativo de la planta. Y por eso no se puede tomar a la ligera. Es importante definir el momento óptimo para vendimiar y esto depende del grado de madurez de la uva, su estado sanitario y la forma en que se realice la recolección. Por eso, en nuestras islas la vendimia comienza entre finales de agosto y llega hasta mediados e incluso finales de octubre, dependiendo de zonas y variedades.

Pero también es un momento festivo. El final de un ciclo y la recogida de la cosecha es un buen motivo de celebración. Tradicionalmente, se reunían los familiares y amigos para realizar las tareas de la vendimia, el pisado de la uva y, cómo no, las tradicionales “comidas de vendimia”. Son momentos de trabajo pero también de alegría, muy adecuados para que los visitantes se acerquen al mundo del vino y lo disfruten desde dentro.

Organizar actividades turísticas en vendimia tiene sus problemas, es evidente, toda vez que es importante la calidad de la uva que entra en la bodega y en esto influye su manipulación. Pero también son momentos muy atractivos por el contacto con la naturaleza, la misma experiencia de recolectar el fruto y, por supuesto, ser partícipe de los primeros pasos del alucinante proceso de elaboración del vino.

Sopesando dificultades y bondades de compartir la vendimia con personas ávidas de experiencias enoturísticas, creo que, con las precauciones necesarias, son muchos los beneficios para los agricultores y bodegueros: ingresos complementarios, afinidad con la marca, consumidores mejor formados y, por lo tanto, más exigentes, etc. Ya existen muchas fiestas en tiempo de vendimia pero mi opinión es que se debería potenciar actividades vinculadas a las propias labores de la vendimia.

Ya hay algunas iniciativas en esta línea, que pueden servir como ejemplo. Les cuento:

- La actividad que organiza el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo el próximo día 22 de septiembre, “Ven a vendimiar a Tacoronte-Acentejo”, es una excursión a lo largo de un día pasando por varias fincas y bodegas, donde se tendrá la oportunidad de compartir conversaciones con los agricultores, trabajar con ellos, ver los primeros pasos de entrada de la uva en una bodega y terminando con una tradicional comida de vendimia, en la que se comparten productos típicos de la zona. ¿No te parece sugerente? Si quieres un buen momento de pasión, no lo dudes llama al número del cartel de la cabecera del post.


- Ese mismo día pero por la noche, la Casa del Vino de Tenerife organiza una “Vendimia Nocturna bajo la luz de la luna”. Es un evento mixto en el que se mezclarán explicaciones de cómo es la vendimia hoy y en el pasado, la vendimia por parte de los asistentes al Jardín de Viñas existente en las instalaciones y momentos más lúdicos como degustaciones de vino disfrutando del atardecer o una cena frugal campesina ambientada con música. ¡Y con luna llena! Además, según nos prometen los organizadores, tendremos alguna sorpresa final. Todavía queda alguna plaza. Infórmate aquí.


- Otra de las actividades que me gustaría destacar en este pequeño recorrido es la Vendimia didáctica que organiza cada año la Bodega Domínguez Cuarta Generación. Es una actividad orientada a dar a conocer a los pequeños en qué consiste la vendimia. En el campo se les explica la recolección y en la bodega se les explica el proceso de elaboración del vino. Lo más bonito es que los propios niños hacen una pisada tradicional en pequeñas tinas de madera. Una actividad muy interesante para compartir entre padres e hijos. En breve nos informarán de las fechas de las de este año. Pueden enterarse en su página de facebook.

Seguro que hay más actividades por ahí y todas interesantes. Yo no me las quiero perder.

Miguel Febles (@Quewine)


lunes, 10 de septiembre de 2018

La D.O. Tacoronte-Acentejo comprometida con el deporte



El Consejo Regulador de la D.O. Tacoronte-Acentejo continúa fiel a su colaboración en eventos deportivos que se celebran en este último cuatrimestre del año. Como viene siendo ya tradición la labor se centra en el baloncesto y el ajedrez. Concretamente colabora con el Club Laguna-Cotelec el próximo noviembre en el municipio de La Laguna en la que ya será la octava edición del “Torneo de Ajedrez Mes del Vino Tacoronte-Acentejo”. Igualmente, en septiembre, el turno es para el baloncesto en el municipio de Tacoronte con su “32º edición del Torneo de Baloncesto Masculino Ciudad de Tacoronte”. Este Torneo de Baloncesto se desarrollará del 13 al 16 de septiembre en el Pabellón Municipal de Tacoronte, con entrada gratuita en todos los partidos. Participarán los equipos C.B. Canarias 1939, Real Club Náutico de Tenerife, C.B. La Matanza, C.B. Santa Cruz,  C.B. Químicas Oro Tacoronte y C.B. Dadarmo Güímar.

Álvaro Dávila, alcalde de Tacoronte, destacó el gran esfuerzo que realiza el C.B. Químicas Oro Tacoronte organizando este torneo, que en su categoría masculina es de los más antiguos de Tenerife. Agradeció especialmente el apoyo de las firmas y entidades patrocinadoras, recordando que el fomento de la actividad deportiva entre los jóvenes tacoronteros siempre ha sido uno de sus objetivos al frente el Consistorio. El mandatario también señaló que este torneo forma parte del programa de las Fiestas del Cristo de Tacoronte 2018 y es posible gracias al apoyo del Ayuntamiento de Tacoronte, el Cabildo de Tenerife, de empresas como Químicas Oro y Toyonorte, o de entidades como el Consejo Regulador de Vinos Tacoronte – Acentejo.

Por su parte, Marcos Almenar informó de las fechas y horarios de los partidos, agradeciendo al Ayuntamiento tacorontero, a la Federación de Baloncesto, al Cabildo de Tenerife, a los equipos participantes y a todas las empresas y entidades, su apoyo y compromiso con este torneo y el equipo de la ciudad. Hizo una mención especial al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo, ya que entre los premios que se entregarán, habrá cestas con vinos del municipio.

Santi S.

martes, 4 de septiembre de 2018

Claves de éxito


Se han dado condiciones climatológicas diferentes a las que estamos acostumbrados, produciendo un retraso en la maduración de la uva y está claro, que lo que ya es indiscutible, es que la calidad de un vino está íntimamente relacionada con la climatología del lugar donde se cultiva la uva con la que es elaborado. Esto, entre otras muchas cosas, nos diferencia del resto de bebidas.

En estas fechas de vendimias, todos nos piden valoraciones de la cosecha, cantidad, calidad, y lo importante es saber interpretar el viñedo en cada momento, nuestros viticultores son expertos en ello.

Septiembre es un mes determinante para esas respuestas.

¡Buena vendimia!


Mari Paz Gil



viernes, 20 de julio de 2018

NOVEDAD en nuestra web: Cambio climático y viticultura


Después de las jornadas de la Fundación Canaria La Alhóndiga el pasado viernes 15 de junio de 2018 sobre el impacto del cambio climático en la viticultura y una vez pasado por un proceso de inventario de la información disponible, el Consejo Regulador de Tacoronte-Acentejo ha incluido en su página web un nuevo apartado sobre esta temática: 


Aparte de una lista con las fuentes de información sobre el particular (cualquier sugerencia para ampliar y mejorarla será bienvenida), este apartado encuadra la pregunta concreta de cómo afecta el cambio climático a la viticultura en la comarca en un contexto más amplio (cómo es el cambio climático en Canarias). El lector encontrará un breve resumen de los principales hechos e incógnitas.

Quizás lo más interesante es una tabla que plantea cuáles son las posibles acciones que la viticultura en la comarca debe evaluar para enfrentarse para adaptarse a la nueva realidad. Mover el viñedo a otras zonas y altitudes es la última y más drástica actuación; caben muchas otras de menor calado y que posiblemente den resultados suficientes como para evitar soluciones extremas. Desde los sistemas de riego y cultivo, pasando por la selección varietal y hasta las prácticas enológicas se muestra un amplio abanico de elementos que el sector vitivinícola de la comarca debería evaluar y debatir.

Animamos a los técnicos a que hagan llegar sus aportaciones al Consejo Regulador. La información disponible es escasa, pero entre todos se puede poner en marcha un inventario de experiencias y propuestas concretas.

D.G.

lunes, 16 de julio de 2018

Vinos inspirados en “El Cuento de la Criada” ¿en qué pensamos?

Es evidente que en el actual mercado hay que diseñar campañas agresivas con las que las potenciales consumidores se fijen en tu producto. El mundo del vino es uno de esos mercados y todos los días vemos estrategias diferentes que intentar conseguir nuestra atención.

La empresa vinícola Lot18 lo busca con el diseño de colecciones de vinos vinculadas a series de televisión o sagas de cine. Ha diseñados productos relacionados a trilogías cinéfilas como El Señor de los Anillos o series televisivas como The Walking Dead. La última idea que presentó es una colección de vinos (los que vemos en la fotografía superior) relacionados con la serie “El Cuento de la Criada” (The Handmaid’s Tale), serie actualmente en parrilla con bastante tirón mediático. Este último proyecto de la compañía no ha salido como esperaban los comerciales.

En una estrategia común de este tipo de campañas se presentó la imagen de la nueva colección de vinos antes de sacarlas al mercado. Un paso habitual vinculado a crear expectativas sobre el nuevo producto vinícola. Supongo que lo que no esperaban los diseñadores de producto y responsables de la estrategia de promoción es la mala respuesta en redes sociales.

La serie “El Cuento de la Criada” está basada en un futuro distópico donde se ha implantado una dictadura fundamentalista y cuyo argumento principal es que una joven se ve forzada a vivir como una concubina para dar hijos a “su señor”. Es una mirada muy dolorosa que denuncia la barbarie que puede llegar a alcanzar el puritanismo extremo. En este caso colocando a la mujer en un segundo plano, convirtiéndola en un objeto cuyo único valor está en sus ovarios, ya que hay un problema de fertilidad en la República Gilead (actuales Estados Unidos en el mundo real). 

Evidentemente el argumento de esta serie parece lo suficiente duro como para pensarse diseñar una campaña positiva que favorezca la venta de un vino. Parece muy arriesgado o casi suicida intentar comercializar un vino bajo la imagen de las protagonistas femeninas de la serie. Pero dio más de si, los vinos basados en sus descripciones tenían jugo suficiente para crear polémica. Aquí les remito a una web que hace una descripción somera del asunto.  

Tengo la sensación que podría ser una campaña intencionada pensada en buscar el rechazo de los potenciales consumidores. Y si es así ha funcionado perfectamente: en poco tiempo suscitó un aluvión de críticas y comentarios irónicos en las redes sociales que provocó que la empresa cerrara la campaña y anular el proyecto. Si entras en la web no verás ni rastro de los vinos mencionados (pero sí ha quedado indicios en blogs y webs de noticias en la red). Aquí les dejo para muestra un botón de las reacciones en twitter:

Perdonen la traducción pero viene a decir algo como “puedes convertir la violación en una estrategia de mercado” “Claro ¿qué te apuestas?” “Estupendo, es para el vino de El Cuento de la Criada” “ jajaja lo adoro”


Andi Zeisler, de la web feminista Bitch Media, era también muy directa: “Por fin, un producto que combina todo lo que odio: el vino, el marketing, el capitalismo sin frenos y las distopías autoritarias patriarcales donde las mujeres son ganado”. 

En definitiva, esta idea no fue muy afortunada, generando una polémica innecesaria para la promoción, toda vez que la empresa ya tenía en el mercado otros productos que han funcionado bien. ¿Un error de planificación? ¿un error de diseño de campaña o de diseño del propio producto? Todo es cuestión de opiniones ¿Cómo lo ves?

Aun no siendo partidario de estas ideas comerciales me parece que esta noticia nos ofrece algunas claves que debemos aprender:

1.- Si diseñamos una campaña basada en la actualidad, dimensionemos el impacto de la misma. Estudiemos bien el tema sobre el que nos vamos a basar y tengamos en cuenta los potenciales problemas y presentes las posibles explicaciones.

2.- Parece adecuado estudiar bien donde vamos a realizar nuestra campaña (sobre todo en redes sociales) para asegurarnos que el lenguaje, el tono, incluso el mensaje sea adecuado y no nos cree problemas innecesarios. Esto último lo digo desde el supuesto que la empresa utilizada como ejemplo no pretendía crear polémica sobre su  producto.

En definitiva, según mi punto de vista, esta campaña es un error por no tomarse en serio las redes sociales y su capacidad para dar valor o no a un proyecto o producto. ¿Lo hablamos?

Miguel Febles (@Quewine)



lunes, 9 de julio de 2018

Entre viñas y viñetas con Miguel Gallardo


Santi Suárez, Manuel Darias, Miguel Gallardo y Domingo Pérez en Viña Estévez


Miguel Gallardo –Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona 2014– se suma al elenco de historietistas que ya han participado en estas jornadas en Tacoronte-Acentejo. Una cita comenzada hace exactamente diez años, cuando en mayo de 2008 contamos con José Mª Martín Saurí en la primera propuesta de maridar el mundo del vino con el mundo del tebeo que tuvo lugar en librería Lemus, y que desde entonces se mantiene con notable éxito. Este encuentro periódico de fusión “Entre viñas y viñetas” es único a nivel nacional y un signo cultural distintivo de la comarca Tacoronte-Acentejo en la actualidad; en el cual se agradece la colaboración del Ayuntamiento de La Laguna y de librería Lemus para que sea posible.

Las sesiones de firmas con Miguel Gallardo estuvieron a tope. Firmó de todo y no paró: Makoki, El Niñato, Un largo silencio, María y yo, Turista accidental, etc. Una cola constante de seguidores de su obra que se acercaron hasta Lemus para llevarse su ejemplar dedicado en las dos tardes que estuvo firmando. Más de un aficionado, también trajo bajo el brazo ejemplares editados hace décadas que atesoraba en sus estanterías, quizás esperando este encuentro con el historietista en La Laguna. En este sentido, pudimos contemplar ejemplares de su amplia obra hoy en día inencontrables en las librerías. Además de los dibujos que hizo para cada seguidor, Miguel Gallardo tuvo una amena charla compartida con el especialista y divulgador de historietas Manuel Darias y el público asistente, en los que repasó todo su trabajo como historietista e ilustrador. En el siguiente enlace puede escuchar dicha charla:


Ya en el terreno expresamente vitivinícola visitó en la comarca Tacoronte-Acentejo las bodegas Loher y Viña Estévez en el municipio de La Victoria de Acentejo, quedando gratamente impresionado por los vinos degustados en sendas bodegas y dejando en las mismas un recuerdo de su visita. En este sentido, apuntar que su reciente obra editada en papel se titula “Lo que yo sé del vino” y está contenida en el volumen Vinómics (Norma Editorial) donde se reúnen diferentes visiones del mundo del vino de la mano de un nutrido grupo de reconocidos historietistas.

En resumen, esta nueva entrega exitosa de “Entre viñas y viñetas” con Gallardo amplía la fusión cultural del mundo del vino con el del cómic en Tacoronte-Acentejo, y como si de otra entrega más se tratara, ahora seguimos esperanzados poniendo el ya mítico continuará para la próxima cita.

Santi S.

martes, 3 de julio de 2018

Menores y vino: “Posición de las denominaciones de origen ante la posible ley para prevenir y evitar el consumo de alcohol en menores”


CECRV, comparte y defiende plenamente el objetivo de que exista tolerancia 0 con el consumo de alcohol en menores, pero las denominaciones de origen no entenderían que la ley excediese esta finalidad y pueda derivar en medidas impositivas o restrictivas para el sector y para la población en su conjunto. Se entiende que una ley que en principio debería circunscribirse al ámbito de los menores y a garantizar de manera efectiva que no puedan acceder a bebidas alcohólicas, no implique medidas que vayan más allá de este ámbito y sirvan como excusa para, además, penalizar a los adultos y al sector del vino, ya sea vía impuestos o vía sanciones y medidas enfocadas a restringir la venta y la promoción del vino.

Hay argumentos y razones muy a tener en cuenta que justifican que el sector del vino deba contar con una consideración específica y una diferenciación respecto al resto de bebidas alcohólicas en una futura ley de menores y alcohol:

·        El vino tiene carácter de alimento integrante en la Dieta Mediterránea.
·        El vino fija población al medio rural.
·        El vino contribuye a la riqueza económica de los territorios en los que se produce y elabora.
·        El vino es uno de los productos con mayor arraigo cultural en España.
·        El vino contribuye al desarrollo cultural de las zonas rurales.
·        El vino conforma el paisaje de muchas zonas de nuestro país

Pero, más allá, que los anteriores puntos cuenten como argumento diferenciador de la asociación de vino y alcohol, el análisis en el que la futura ley debería basarse para atacar directamente y con efectividad el objeto de la ley es: “prevenir e impedir el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los menores. El llamado binge drinking (consumo de atracón) o los denominados botellones gravitan sobre bebidas de alta graduación y hay una clara correlación inversa entre el progresivo mayor consumo de alcohol por parte de menores en los últimos años y el descenso de consumo de vino per cápita en España, que sitúa su momento de consumo fuera del ámbito denunciado. Según diversos estudios, más del 60% de  los consumidores de vino tienen más de 45 años, por lo que el sector del vino no es en modo alguno el causante de los problemas ligados al consumo de alcohol en menores”.

Es esencial que se tenga en cuenta la realidad sociocultural y económica que el producto tiene en un país como el nuestro, así como la categorización diferencial del vino dentro de las bebidas alcohólicas en nuestro país. 

Las DDOO se posicionan rotundamente a favor de la puesta en marcha de campañas y medidas educativas para eliminar el consumo de alcohol en menores y prevenir de los riesgos que comporta el consumo abusivo de alcohol en la población adulta, pero radicalmente en contra de otras medidas coercitivas o impositivas.

Las DDOO de nuestro país comparten plenamente con los poderes públicos que consumo de alcohol y menores son y deben ser dos conceptos radicalmente incompatibles.

Mari Paz Gil

lunes, 25 de junio de 2018

Cambio climático y viticultura: algunos apuntes



El pasado viernes 15 de junio la Fundación Canaria La Alhóndiga organizó un taller formativo sobre el impacto del cambio climático en la viticultura de Canarias. Asistieron como ponentes Vicente Sotés Ruiz (Catedrático de Viticultura en la Universidad Politécnica de Madrid), Tomás Mesa Guanche (enólogo de la bodega El Grifo, Lanzarote) y Manuel Rodríguez Jiménez (Consejo Regulador de la Denominación de Origen Abona).

De sus interesantes conferencias y el debate que se mantuvo durante la jornada, me he quedado con algunas conclusiones:

1.    El impacto del cambio climático en Canarias es y será severo, además de diferente del continente europeo. Nuestro emplazamiento africano, al lado de uno de los mayores desiertos del mundo, condiciona estas particularidades.

2.  Por ende, deberíamos preocuparnos por contar con la información necesaria para documentar este impacto. Y para ello hace falta mucho más que una serie temporal con datos sobre la concentración de CO2 en Izaña.

3.  Canarias, siendo pequeña, es de muy elevada complejidad interna. Los micro-climas obligan a una visión territorializada del cambio climático a escala local. Se observan grandes diferencias; entre islas, entre vertientes y entre pisos altitudinales.

4.   Dada esta complejidad, la evaluación del impacto en la viticultura debe contar una densa malla de puntos de medición de indicadores básicos (temperaturas, lluvia, vientos, suelo, etc.). Parece que datos, aunque insuficientes, los hay, pero hará falta "ponerlos a trabajar" para extraer conclusiones. Un trabajo que, al parecer, no está hecho.

5.    Los ponentes advirtieron que deberíamos saber más sobre nuestras variedades de viña y su potencial productivo en el contexto del cambio climático. Sorprende que a estas alturas –el cambio climático lleva décadas debatiéndose– no sepamos más sobre este tema. Se apunta que nuestro problema no será tanto el exceso de calor como la falta de frío.

6.  El cambio climático no afecta solo a las cantidades producidas, también incide en la tipicidad de los vinos. Los vinos serán distintos. Habrá dificultades para conseguir más color y acidez. La variabilidad aumentará (aun) más, tanto la cuantitativa como la cualitativa.

7.  El nivel de incertidumbre, en un tema tan complejo como el cambio climático y su impacto local, es elevado. Y en contextos de incertidumbre conviene optar por sistemas de alta plasticidad, capaces de adaptarse a nuevas circunstancias e imprevistos. Esta flexibilidad se genera por acción humana; no es automática ni natural, es viticultura.

D.G.

lunes, 11 de junio de 2018

Cuéntame un cuento y verás qué contento





Gracias al Ciclo Superior de Vitivinicultura del IES La Guancha y el proyecto Eurovitisos* hace poco tuve la oportunidad de pasar dos semanas en la región vitivinícola de Borgoña. Pasamos tiempo compartiendo información con el profesorado del Liceo Vitícola de Beaune, conociendo la región, su historia, sus paisajes, sus bodegas y los distintos vinos. Fue una experiencia intensa e interesante de la que saqué una enseñanza fundamental: Hay que saber contar las cosas.

La Borgoña es una región con un gran desarrollo económico basado, entre otras cosas, en la producción de vinos y, sobre todo, en trasmitirlo y saber contarlo. Una historia que tiene su auge en el siglo XII y dura hasta hoy, empezando por la orden cistercienses de la abadía de Pontigny y, posteriormente, el Ducado de Borgoña (siglos XIV y XV) y en concreto Felipe II el Audaz por el que se dictan las primeras normas protectoras de una cierta calidad en el vino. A lo largo de los siglos siguientes la región vinícola ha sufrido significativos altibajos, hasta el periodo entre 1985 y 1995 donde muchos dominios borgoñones renovaron sus esfuerzos en las viñas y establecieron un nuevo modo de hacer, presentándonos los vinos más profundos y complejos que conocemos actualmente que, aunque tengan sus detractores, tienen un alto reconocimiento internacional.

A pesar de que su resurgimiento es de finales del siglo pasado han sabido mantener la tradición y la historia de la región como pilar fundamental del marketing de sus vinos. Solo hay que recorrer la región para observar cómo utilizan sus elementos históricos para convencernos y convencerse del gran producto que tienen entre manos. A mi entender es un perfecto uso del Storytelling, para crear valor y difundirlo. Todos están convencidos y así lo trasmiten.

Reflexionando sobre este particular con un grupo de amigos llegamos a la conclusión que los vinos de Tenerife tienen elementos suficientes para poder contar también una historia y así ayudar a su comercialización. Más allá de posibles diferencias podemos ponernos de acuerdo en un conjunto de hitos mínimos que nos permitirían tener una historia muy interesante que contar de cara tanto a los potenciales consumidores locales como consumidores de otras latitudes del planeta: 

        Una historia que podría contar con espacios exóticos como un conjunto de islas en medio del Océano Atlántico, de carácter volcánico y con condiciones geográficas singulares: altitud, corriente fría de Canarias, vientos alisios, cercanía al Sahara, desierto cálido más grande del mundo, etc.
      Y gracias a ese conjunto de casualidades geográficas presentar un clima singular, caracterizado por la abundancia de microclimas que dependen de la altura y la orientación.
       Dado su carácter volcánico, contarían con suelos jóvenes y en proceso de creación, que no podrían evitar dejar su impronta en todo los que se cultiva en ellos.
       Un espacio que podría contar con una historia mestiza de alto interés cultural. Colonos de distintos sitios irían llegando y asentándose en las islas y cada uno portando su propio stock biológico y cultural.
      Y entre ese material que llega, cepas que han recorrido medio mundo conocido para ocupar suelo agrícola. Cepas centenarias que al no ser afectadas por la filoxera, se convertirán en un material genético único en el mundo.
      Y todas esas condiciones naturales y culturales favorecerían la aparición de vinos originales y de alto interés. En momentos de la historia de la humanidad los vinos de esas islas podrían ser muy codiciados por los mercados, convirtiéndolos en uno de los primeros vinos de reconocimiento internacional.
      Pero también una historia vitícola plagada de anécdotas: momentos de picaresca, momentos violentos y de rebeldía, momentos de crisis y cultivos anecdóticos para volver a resurgir recuperando cepas y tradiciones olvidadas.

Vamos…, que parece que hay material para contar una buena historia, una historia que nos permita persuadir a los potenciales consumidores que se encuentran delante de un producto único y de alto valor, como el de la Borgoña.

Aristóteles, el padre de la persuasión, nos reveló que los tres elementos clave para persuadir son: ethos, logos y pathos. La primera de ellas se refiere al carácter y la credibilidad; la segunda apela a la lógica (un argumento debe tener una razón); mientras que la última de ellas tiene que ver con la emoción. Por lo tanto, las dos primeras no tienen sentido sin la última. En nuestro caso, estoy convencido que disponemos de las dos primeras y solo nos hace falta desarrollar de forma consciente la última.

 Por lo tanto, como ya decía el grupo Celtas Cortos por la década de los 80 del siglo pasado: Cuéntame un cuento y verás qué contento. Aunque igual me equivoco.





Imagen: pixabay.com
*Eurovitisos es un proyecto englobado dentro del programa europeo Erasmus+ que pretende ofrecer oportunidades de estudio, adquisición de experiencia y voluntariado a los jóvenes europeos y que, en este caso concreto, está promovido por el ciclo de Vitivinicultura del IES La Guancha en Tenerife y participado por la Universidad de Madeira (Portugal) y el Lycée Viticole de Beaune Eplefpa de Borgoña (Francia).

Miguel Febles (@Quewine)